En 1848 este antiguo edificio fue utilizado como estación de bombeo en algún lugar del norte de Inglaterra.

Ahora bien, estas viejas paredes ocultan una casa moderna con la última tecnología.

Funsterz