Cuando  Happy  Rizzi House se planteo  por primera vez al consejo de la historica ciudad Alemana de Brunswick desperto un gran desconcierto. A muchos de los ciudadanos  no les causo ninguna gracia.

Peor aún, los planificadores querían que se colocará  en la zona más histórica de la ciudad, el barrio de Magni. 

Sin embargo, 15 años más tarde,  Happy  Rizzi House  es parte del paisaje de la ciudad y la mayoría de los habitantes de Brunswick se mostraria  reacio a verlo derribado. 

La idea fue propuesta  por primera vez durante una conversación entre el artista James Rizzi y dueño de la galería Olaf Jäschke. El arquitecto Conrado Kloster estuvo a cargo del proyecto que tomó dos años en construirse.

Kuriositas