Ciertamente, no es un camino para cualquiera, por un lado  una escarpada pared de rocas, por el otro una caída de 4.000 pies  (Más de un kilómetro y medio) y todo lo que separaa al viajero valiente de una caída mortal es un angosto camino de 3 pies de ancho, y si eso no es suficiente para provocar  terror,  el camino que bordea esta montaña en China está hecho de vidrio, lo que permite una visión nítida de que un paso en falso sería el último.

Ubicado  en una ladera de la montaña Tianmen en Zhangjiajie,  China, esta vía fue  construida a principios del verano pasado.

Se animaría a dar un paseo?

MailOnline