En la ciudad rusa de Nizhny Novgorod,  un Lamborghini Murciélago quedó reducido a cenizas tras colisionar con un Chevrolet Aveo en la autovía Big Yelnya.

El conductor del deportivo italiano,  había comprado el coche hace tan solo un mes por quince millones de rublos rusos (alrededor de 350.000 euros),. Al perder el control del vehículo  chocó contra un Aveo que venía en sentido opuesto. Tras el accidente, el compartimento del motor se incendió y cuando los bomberos llegaron al lugar el coche estaba completamente calcinado.

El conductor fue trasladado al hospital de la región tras el accidente, mientras que los ocupantes del Aveo sufrieron múltiples heridas por lo que tuvieron que ser trasladados al hospital de Kstovo.

EnglishRussia