Vanessa Stallbaum y Marco Stepniak son dos fanáticos de los trenes que decidieron  integrar dos vagones antiguos en el diseño de su nueva casa.

Esta  pareja de alemanes se conocieron en un tren, y en sus primeras vacaciones fueron   en tren  de Berlín a Kazajstán.

Dos vagones nuevos, como los que querían utilizar para su nueva casa tenían un precio de alrededor de  500.000 € (725.000 dólares), sin embargo  tuvieron la suerte de encontrar un anuncio en  en el que se ponían a la venta dos vagones construídos  entre 1974 y 1975,  y que estaban en muy buenas condiciones. El precio fue de sólo  € 20,000 (U$ 29,000). Desafortunadamente, su transporte desde Suiza a Alemania costó más que los coches,  € 26,000 (U$ 37,600), pero Vanessa y Marco no repararon  en ello para hacer realidad su sueño.

Marco y Vanessa decidieron mantener  muchas de las instalaciones del tren,  por lo que de alguna manera encontraron la forma de integrar los espacios.  Apreciada desde arriba, su  casa se ve como una gran “H” con los dos coches  en los lados y un gran salón que sirve para conectarlos. 

OddityCentral