Mide menos de cuatro metros de largo, y acelera de 0 a  100 km/h tan rápido como un Ferrari F430, aunque sin emitir ruido o un sólo gramo de dioxido de carbono. Se trata del Tesla Roadster Sport 2.5. Este superdeportivo eléctrico basado en la plataforma del Lotus Elise es la evolución final de los Tesla Roadster, cuya producción está a punto de finalizar.

Actualmente, el Tesla Roadster Sport 2.5 se vende por unos 115.000€, por lo que hablamos de un superdeportivo que plantea una perfecta alternativa para un Porsche 911, un Aston Martin Vantage o un incluso un Lamborghini Gallardo. Y consigue ser más exclusivo que los tres mencionados, ya que sólo se han producido 1.650 unidades.

La mayor parte se han vendido en EEUU, y su público es gente adinerada concienciada con el medio ambiente, personalidades del mundo tecnológico como los fundadores de Google o Dell, e incluso celebridades de la talla de Brad Pitt, Cameron Diaz o George Clooney.