En el 2010 Amico completó su proyecto de rediseñar y modificar este  impresionante yate de  76 metros de eslora llamado Reborn. ReBorn comenzó a surcar los mates  en 1999 y en ese entonces se llamaba Boadicea, fue construído por Amels en Holanda.

El diseño interior y exterior estuvo a cargo de Terence Disdale. Cuando su actual propietario lo adquirió en el  2009, tenía grandes planes para este superyate.

Uno de los objetivos de la remodelación era maximizar el espacio utilizable a bordo, y ampliar la sensación de ligereza y libertad de sin comprometer el estilo o la comodidad.

Áreas masivas en la cubierta y un salón de gran tamaño son una de sus muchas características clave, siendo este último notablemente  impresionante debido a la altura del techo, nada menos que cinco metros. El salón del piso superior se retiró en su reacondicionamiento, y un gran salón principal fue creado. 

Reborn ofrece  alojamiento para 12 invitados, y asegura un confort absoluto en sus amplias y cómodas cabinas.

SuperYachtTimes