Como cada año, el Wörthersee Tour reune a los aficionados de Audi, Volkswagen, SEAT y Skoda en la localidad austriaca de Reifnitz, en el estado de Carintia. Es el punto de encuentro perfecto para que estas marcas presenten sus modelos más radicales, esos que nunca llegarán a la producción, como este pequeño Audi A1 clubsport quattro.

Si nos fijamos en la parte trasera, veremos la ausencia de escapes. La única salida está situada en la parte izquierda, justo delante de la rueda trasera, al estilo de los Audi A4 que participan en el DTM. 

Un potente  motor 2.5 TFSI con 503 CV, compartido con otros coches como el Audi TT RS o el Audi RS 3 Sportback pero con la “sutil” diferencia de potencias, impulsa a este pequeño superauto.  

De 0 a 100 km/h solo necesita 3,7 segundos y para llegar hasta los 200 km/h tarda apenas 10,9 segundos. Unas cifras que están a la altura solo de superdeportivos de gran renombre. Su velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h.

La reducción de peso es un factor importante en el Audi A1 clubsport quattro y muestra de ello está en el uso intensivo de CFRP (plástico reforzado con fibra de carbono) en el interior del coche. Su peso llega a los 1.390 kg, muy por encima  del Audi A1 de serie, pero hay que tener en cuenta que este pequeño gigante cuenta con  tracción quattro, un motor más grande y todos los refuerzos añadidos.

Hypebeast