Para los fanáticos de los autos, y concretamente de los Ferrari, una de las lamentables consecuencias del reciente derrocamiento del regimen tunecino ha sido la destrucción de este Ferrari California que pertenecía a Sofiane Ben Ali uno de los familiares del recientemente derrocado ex-líder de Túnez.

Lo que queda de este auto inutilizable no es mucho mas que la carrocería, pues carece de sus insignias, ruedas, faros y algunos elementos del interior. Los cristales están reventados, así como diversas piezas de la carrocería y probablemente del motor también. 

CarScoop