Aproximadamente un  año después de la inauguración del Burj Dubai o Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, abrió sus puertas en ese mismo edificio, en el piso 122,  el restaurante más alto que existe.

El  At.Mosphere  se encuentra a nada menos que  442 metros de altura, cuenta con  espacio para recibir un total de 210 comensales y, como no podía ser de otra manera, la vista que tiene sobre el Golfo Pérsico es sencillamente  increíble.    

El restaurant se encuentra situado dos pisos por debajo del mirador que se alza en el sector más alto del rascacielos. 

El  menú ha sido elaborado por el chef Dwayne Cheer, con varias estrellas Michelin en su historial, quien ha pensado en ofrecer a los clientes una carta  contemporánea con productos frescos, sobre todo pescados y mariscos. Todo ello acompañado por una variada y muy cara bodega de vinos.

Imágenes: AcidCow