Un billonario decidió regalarle por navidad a sus pequeños hijos, esta pequeña casa de madera de dos pisos, que en realidad es una réplica del chalet de la familia en  los Alpes suizos.  La casa de juegos ha sido construida en Gran Bretaña a un costo de £ 150.000, (algo más de U$ 230,000) empleando unas 2.000 horas-hombre , convirtiéndose en la más cara del mundo.

La casa ha sido hecha por Flights of Fantasy, una empresa con sede en Norfolk y cuenta con vidrios dobles, pisos de pino macizo y aleros tallados a la medida, mientras que la iluminación es proporcionada por más de 400 bombillas decorativas. El pequeño salón tiene una chimenea de piedra, y se encuentra  iluminado por luces LED, además está lleno de muebles a medida y equipos de televisión.

Es realmente una obra de arte.

Metro.co.uk