Nathan Myhrvold comenzó a sentirse fascinado con los dinosaurios  en 1996. Posteriormente se reunió con  Jack Horner, un famoso  paleontólogo quien precisamente lo convenció para que destinara parte de sus millonarios recursos (obtenidos como socio de Microsoft)  para financiar excavaciones en busca de restos de dinosaurios.

Desde entonces, la  fundación creada por Myhrvold  ha recuperado más esqueletos de Tiranosaurios Rex que el total de restos que se habían encontrado por todo el mundo.  La mayoría de restos han sido destinados a museos como el Smithsonian, sin embargo, es tal el grado de intereses de Myhrvold que decidió acondicionar su mansión de  Lake Washington, (muy cerca de la Mansión de Bill Gates, y la de Paul Allen, los dos fundadores de Microsoft), con la finalidad de darle cabida a uno de ellos.

Virtual Globetrotting