En el último  Salón de París fue presentado  el Lotus City Car Concept, una versión que podría comenzar a producirse en el 2013.

El Lotus City Car se mueve gracias a un motor eléctrico con una potencia de 54 kW en continuo y 162 kW de máxima. Eso traducido a caballos de fuerza nos dan 73 CV y 220 CV respectivamente. Como es de rango extendido, dispone además de un motor tricilíndrico 1.2 de apenas 48 CV que hace las veces de generador eléctrico. Con esa potencia podría acelerar de 0 a 100 km/h en solo 9 segundos y lograría una velocidad máxima de 170 km/h.

Puede circular en modo eléctrico exclusivamente con un autonomía de 60 km o haciendo uso del motor de combustión para alargar esa autonomía hasta los 500 km. En caso de la segunda opción, el combustible puede ser etanol, metanol o gasolina convencional, a gusto del consumidor

Con su autonomía es más que suficiente para un uso diario para ir al trabajo y sin angustias de quedarse tirado en la carretera. Además se podría recargar en cualquier toma de corriente convencional en caso de tener el depósito vacío y las baterías de ión-litio descargadas. 

Mientras funciona en modo eléctrico, el Lotus City Car Concept no tiene emisiones, puesto que el motor térmico permanece apagado. Cuando funciona con los dos motores conjuntamente tiene unas emisiones de 60 g/km constantes, puesto que la tracción la pasa a las ruedas a través del motor eléctrico.

Pese a ser tan pequeño, cuenta con cuatro plazas, al igual que el prototipo de Proton. Quizá el único inconveniente es su peso, debido al sistema híbrido que equipa. Algo más de 1.400 kg.

Pero este dato tampoco es altamente preocupante. El Lotus City Car está pensado para reducir las emisiones conjuntas de toda la marca, con el fin de mantener en sus deportivos los motores de alta cilindrada y potencia. Lo que se quita por un lado, se pone por otro.

0-60 Mag