Tal vez uno de los coches  más conocidos en el mundo sea este Rolls-Royce Phantom V con una  pintura extravagantes y que perteneció a John Lennon.

Los Beatles estaban ya en la cima de su fama cuando en 1965, Lennon decidió añadir una impresionante limusina de Rolls Royce a su colección de automóviles. Con una longitud de  5,7 metros y 3 toneladas de peso, era uno de los coches británicos más lujosos de la época.  Lennon ordenó un imp´resionante equipamiento opcional, como un  sistema de audio Hi-Fi, un televisor, un teléfono portátil y una pequeña  nevera, el asiento trasero se podía transformar en una cama doble.

En 1977 John Lennon vendió este Rolls Royce al Cooper Hewitt National Design Museum de Nueva York, en unos 225 mil dólares. 

En 1985, cinco años después de la muerte de Lennon, el coche fue vendido en la subasta Sotby por U$ 2,3 millones, aunque se esperaba  obtener alrededor de  300 mil dólares. Como consecuencia de ello se convirtió en el coche más caro del mundo durante un buen tiempo.  La limusina ha sido exhibida en muchos museos, pero finalmente se estableció en Canadá y ahora rara vez se muestra al público.

2Leep