“Saint  Vladimir” es el nombre de  un viejo barco que ha sido convertido en una iglesia flotante y se desplaza por áreas remotas a lo largo del río Volga.

Construido en el 2004, este barco – iglesia,  fue diseñado para navegar por las aguas menos profundas, de modo que toda la gente de la región de Volgogrado podría tener acceso a una iglesia. Hubo otras dos iglesias similares construidas anteriormente, sin embargo eran prácticamente  barcazas, que sólo podían ser trasladados por remolcadores. En este caso se trata de una embarcación autopropulsada.

El 13 de septiembre de 2010, el Saint Vladimir ha comenzado un nuevo viaje en el cual recorrerá  alrededor de 3.000 kilómetros a lo largo de las orillas del rio Volga,  hasta llegar a Moscú. 

Oddity Central