Este concepto de teléfono móvil ha sido presentado por el  diseñador Patrick Hyland en Lóndres, Inglaterra y puede ser cargado por el calor que se genere en nuestros propios bolsillos.

Un termogenerador integrado convierte el calor de cualquier fuente en energía eléctrica cargando de este manera el teléfono, inclusive cuando lo llevamos en algun  bolsillo o si lo colocamos encima de un calentador.

La caja  del teléfono está hecha de cobre.

Dezeen