En la Isla Grande de Chiloé en Chile, encontramos un lugar de ensueño poético. Así es como lo describen sus dueños. Un lugar donde los huéspedes se sienten en estrecho contacto con las aves, el bosque y la flora nativa de la región. Un conjunto de cabañas construidas en torno a una  construcción central que parece un barco que ha naufragado. El sitio se llama Espejo de Luna.

Las cabañas cuentan con capacidad para cinco personas, y están completamente equipadas con nevera, calefacción natural y microondas, y tienen unas fantásticas vistas de la montaña de Corcovado, y los volcanes Chaitén y Michimahuida.

No hay teléfonos ni  televisores, pero puede estar seguro que no los necesitará.   Las actividades que se realizan  incluyen caminatas, paseos en bote, pesca y   ecoturismo.

Been Seen