Partido en dos quedó este Ferrari 360, que recorria por la avenida Abraham Lincoln, en Santo Domingo, República Dominicana, escenario conocido por los lugareños como un lugar donde se suelen producir carreras ilegales.

El conductor del Ferrari falleció poco después de producido este terrible accidente, que se debió entre otras causas, a la excesiva velocidad que conducía.

Flickr Remolacha Net