Giorgio Armani, el famoso  diseñador de moda italiano, se ha convertido desde hace unos días en el nuevo propietario de la famosa isla de Skorpios, situada frente a la costa occidental de Grecia y que fuera el lugar de descanso de su más famoso propietario, Aristoteles Onassiss y además el lugar donde contrajo matrimonio con Jacqueline Kennedy en 1968.

Bill Gates, Roman Abramovich y Madonna, fueron algunos de los interesados en adquirir Skorpios, pero Armani dejó de lado a todos ellos al pagar una cifra cercana a los 190 millones de dólares.

Skorpios es considerada como una de las islas privadas más bellas del mundo,  y sin duda alguna debe ser tambien una de las más caras. La isla cuenta con una lujosa villa llamada la Casa Rosada,  canchas de tenis, piscinas  y jardines. 

Luxury Launches