Estas imágenes muestran el momento exacto en que un planeador se estrella en la pista de aterrizaje delante de 15.000 espectadores que asistían a un espectáculo aéreo que se realizaba en Shoreham, West Sussex, Inglaterra.

Sorprendentemente el piloto Mike Newman, de 35 años, salió por sus propios medios entre los restos del planeador, un Swift S-1. Newman sufrió tres fracturas en las vértebras pero los médicos esperan que se recupere completamente.