Los cartuchos que usan las impresoras son caros y al estar hechos de plástico no contribuyen con la preservación del  medio ambiente.

Frente a este inconveniente, al diseñador Hoyoung Lee se le ocurrió una idea radicalmente distinta: El  uso de un  lápiz como “tinta” y también el empleo de borradores para deshacerse de los errores. Aunque no se trata del primer concepto de impresora que usa un lápiz, el diseño es algo diferente.

El diseñador propone colocar los lápices en un pequeño agujero en la impresora. La impresora muele y se quema el lápiz, convirtiéndolo  en  tinta.  El uso de borradores permitiría borrar las páginas impresas a fin de volverlas a utilizar.

Según el diseñador, esta revolucionaria impresora permitiría salvar a los árboles. Esperamos verla pronto en acción.

Gajitz