bugatti-brescia-type-22-1

bugatti-brescia-type-22-2

bugatti-brescia-type-22-3

bugatti-brescia-type-22-4

bugatti-brescia-type-22-5

brescia-bugatti-rescued

A pesar de haber pasado la mayor parte de su vida en el fondo de un lago suizo, Bonhams espera que este Bugatti Tipo 22 Brescia Roadster de  1925  se venda por una suma que puede fluctuar entre U$ 100.000 y 130.000. Sólo el 20 por ciento de sus partes son salvables.

Los detalles de cómo el Bugatti fue a parar al fondo del lago no son del todo claras, pero se piensa que su propietario, un arquitecto Suizo-Polaco llamado Max Schmuklerski lo dejó abandonado en un taller, a su vez el propietario del taller, cansado de ser requerido constantemente por las autoridades con la finalidad de que cumpliera con pagar los impuestos de importación del auto decidió deshacerse del Bugatti fondeándolo en el Lago Maggiore en 1936.

En 1967, un buzo local descubrió el coche parcialmente enterrado en el fondo del lago a una profundidad de 175 pies.

El remate se llevará a cabo el próximo 23 de enero. Bonhams sugiere que el mejor uso para el coche puede ser la de servir como modelo para una réplica fiel, conservando el Bugatti en su estado actual.

Jalopnik