car-simulators-1

El Hexatech de Cruden es un impresionante simulador cuyo precio está fuera del alcance de la mayoría de personas, nada menos que U$ 191.000, es decir por ese precio podría comprarse un auténtico superauto, sin embargo  este dispositivo que está completamente suspendido en un trípode hidráulico, hace posible simular la conducción de autos de  F1, NASCAR, WRC y los que participan en carreras como Le Mans.

El dispositivo es tan realista que le permite recibir información del chasis, la pista, los neumáticos,  la suspensión, la carga aerodinámica, dirección, frenos, y en general sobre cualquier elemento de un auto de competencia, como si se tratara de un auto real. Utiliza tres pantallas de 42 pulgadas.

Cruden