mercedes-a190-twin-1

mercedes-a190-twin-2

mercedes-a190-twin-3

mercedes-a190-twin-4

mercedes-a190-twin-5

mercedes-a190-twin-6

mercedes-a190-twin-7

mercedes-a190-twin-8

mercedes-a190-twin-9 

En  1999, los ingenieros de la Mercedes, decidieron construir dos ejemplares de un auto absolutamente revolucionario. Se trataba del  fantástico Mercedes A 190 Twin.

Para ello tomaron como base un Mercedes Clase A, cada uno de los autos se regalaría a los entonces integrantes de su escudería de Fórmula 1: Mika Häkkinen y David Coulthard.

El nombre del auto (Twin) no hace referencia a un sistema de turboalimentación, sino a que el coche llevaba nada menos que dos motores motores atmosféricos de gasolina, con 125 CV de potencia cada uno de ellos. 

El primero de los motores se encontraba ubicado donde debía, bajo el capó delantero, propulsando el tren delantero. El segundo se encuentra bajo el piso del maletero, en el doble fondo existente bajo el habitáculo de todos los Clase A, y mueve exclusivamente las ruedas del tren trasero. Un detalle curioso es que ambos motores no están físicamente unidos, sino que realizan su trabajo coordinados por el control de estabilidad y el control de tracción. Sólo hay una palanca de cambios y un conjunto de pedales.

La potencia combinada de ambos motores es de 250 CV,  el equivalente a un V6 de gran cilindrada o incluso a un pequeño V8. Con los ocho cilindros trabajando al mismo tiempo y la tracción integral no extraña que el coche acelerase hasta los 100 km/h en sólamente 5.7 segundos, un tiempo ligeramente superior al del Porsche 911 Carrera de la época. La velocidad máxima del Mercedes A 190 Twin es de nada menos que 230 km/h.

Diariomotor