valentin-1

valentin-2

valentin-3

valentin-4

La transformación de este pequeño apartamento de 50 metros cuadrados, ha sido estratégica, además constituía un auténtico reto, habí­a que conseguir una habitación independiente en un espacio reducido, el resultado, una habitación que da la impresión de encontrarse suspendida.

La altura del techo, 3,70 metros, han permitido esta orginal solución, sin restar espacio al resto del apartamento.

El dormitorio se convierte en una suerte de isla en el centro de la vivienda en torno al cual se desarrollan las áreas sociales o espacios abiertos. La suspensión ha sido posible usando una estructura metálica  cubierta con paneles de madera. El cubo o dormitorio así­ como el piso, las paredes y el techo, se ha pintado de blanco con una resina de poliuretano.

El desarrollo estuvo a cargo de la firma de arquitectos Emmanuel Combarel Dominique Marrec, con sede en Paris, Francia.

Emmanuel Combarel