De acuerdo a la información aparecida en el Daily Telegraph, Babu Sassi, un ciudadano originario de la India se ha convertido en una especie de héroe entre los trabajadores que están levantando el Burj Dubai.

A una altura de 819 metros sobre el nivel del suelo, Sassi es el operador de grúa del edificio más alto del mundo y se pasa semanas encerrado en su cabina porque, supuestamente, bajar y subir del edificio le lleva tanto tiempo que no vale la pena.

Algunos trabajadores aseguran que Sassi lleva más de un año sin bajar de la grúa y que la empresa le paga un sueldo millonario por permanecer allí arriba. Incluso le han rebautizado y se refieren a él como “el indio en el techo del mundo”.