Los diseñadores de la Biblioteca de Kansas City, tuvieron la brillante idea de pintar lomos de grandes libros en la pared exterior del estacionamiento de dicha institución.

Es una muestra de originalidad y sin duda alguna luce bastante atractiva. Un ejemplo a tomar en cuenta por muchas bibliotecas, que no siempre lucen como debería ser.