Con el Esprit, Lotus entró en el mercado moderno de los superautos por primera vez. Su diseño estuvo tan bién logrado que fue producido ininterrumpidamente desde 1976 hasta el 2004.

En 1977, aparecería en la película de James Bond, “The Spy who Loved me”, protagonizada por Roger Moore, siendo perseguido por un helicóptero y posteriormente transformándose en un submarino saltaría hacia el mar.

Precisamente el auto utilizado para dicha película será puesto a la venta en una subasta organizada por Bonhams, que se realizará el 1 de diciembre en Lóndres. Se trata de uno de los dos autos que se utilizaron para las escenas de la película.

Se espera obtener entre U$ 160,000 y U$ 190,000 por el auto.

Luxist