Basado en el Rolls Royce Drophead Coupé y con toques de diseño que evocan recuerdos de los coches de antaño, el Rolls Royce Hyperion ha eliminado los asientos traseros.

Con la finalidad de recordar a los coches que aparecieron antes de la segunda guerra mundial, Pininfarina ha extendido el techo y recortado la parte trasera de este modelo. Los paneles exteriores de la carrocería están hechos de fibra de carbono, mientras que el revestimiento interior de las puertas y algunos detalles más del interior de este vehículo, están preparados en madera de la que se usa para las embarcaciones de lujo.

Otros detalles interesantes en el interior son por ejemplo, el hecho de disponer de un reloj especialmente diseñado por Girard-Perregaux, que se asienta en el salpicadero, pero que se puede quitar de este lugar, para llevarlo en un brazalete como un reloj normal.

El motor que propulsará a esta máquina será el V12 6.75 litros, que ya equipa el Drophead coupé y que desarrolla una potencia de 453 CV, alcanzando los 100 km/h en tan sólo 5,6 segundos.

El coche ha sido desarrollado por la división de proyectos especiales de Pininfarina, y en concreto el diseño ha sido realizado por Roland Hall, un coleccionista de Rolls Royce.