DeWitt es una marca bastante nueva en el mundo de la Alta Relojería; ello no obstante ha decidido presentar el DeWitt WX-1, un reloj que seguro no dejará indiferente a nadie que lo vea, ya sea porque no le gusta en absoluto o porque lo cautivará de inmediato.

El corazón del WX-1 está equipado con un tourbillon volante vertical cuya jaula efectúa una vuelta cada minuto y es visible a través del cilindro situado en la parte trasera de la caja. El movimiento mecánico de cuerda manual consta de un tren de ruedas paralelo a los cinco barriletes que aseguran una reserva de marcha de 21 días (unas 504 horas). Los componentes (barriletes, engranajes, contador, jaula del tourbillon, indicador de reserva de marcha y dispositivio de remotaje) están colocados verticalmente.

Todos los elementos que integran la estructura de apoyo del movimiento del WX-1 (platina y puentes) están trabajados en una aleación de aluminio-litio y el peso total del movimiento no pasa de 27 gramos. Este material tan liviano se emplea en la industria aeronaútica y es capaz de hacer que el hecho de llevar este mecanismo constituido por 458 piezas no suponga un gran esfuerzo. Finalmente, una sutil nota de oro rosado le da el toque final a una caja de tan sólo 191 gramos.

Este reloj es una combinación de ingeniería y arte en su forma más refinada. El precio, nada menos que U$ 580,000, asi es, Quinientos Ochenta Mil Dólares.

LuxuryLaunches.com