Thomas Heatherwick es el diseñador y artífice del Rolling Bridge (Puente enrrollable) el mismo que ha recibido varios premios por su originalidad. A diferencia de los tí­picos puentes móviles, este puente se enrrolla en si mismo hasta formar un octágono, mediante un mecanismo hidraúlico.

Rolling Bridge está situado dentro de un nuevo conjunto residencial y de oficinas y sirve para transitar a través de un canal.

Este puente tiene doce metros de longitud y está hecho de acero y madera en sus ocho secciones.

Rolling Bridge abre todos los viernes al mediodí­a pero tenga en cuenta que en las raras ocasiones en que la velocidad del viento supera los 45 Km/h el puente no se abre.