Con una apariencia poco convencional en lo que a escuelas se refiere, el colegio Ørestad de Copenhague, Dinamarca ha sido construido en torno a un área abierta que se puede ver desde casi todos los pisos. Tiene el aspecto de un gran centro comercial. La construcción tiene 12,000 metros cuadrados.

La escuela cuenta con conexión inalámbrica a Internet y cada estudiante recibe una computadora portátil. Incluso tiene grandes almohadas naranja que son usadas por los estudiantes para relajarse, leer, o realizar sus trabajos.

Su moderno y acogedor diseño, obra de la firma de arquitectos 3xn, hace recordar a las oficinas de Google en Zurich. Con una escuela asi los alumnos deben estar felices de pasar el dia entero estudiando.

http://conceptrends.com